14 junio 2018

Matanza de inocentes

Malditos,
que acarrean la maldición a nuestra patria,
han caído a lo más bajo, y seguirán cayendo.
No saben lo que hacen.
Pedimos a Cristo y a María santísima
por los inocentes y por nuestras familias.


Este día de derrota coincide con la memoria de otra, pero a quienes les quepa, que coincida también con el honor de la batalla bien encarada, sobre todo cuando se libra en desigual condición y jamás se da por terminada.
Rogamos al Dios de la Gloria por los soldados y por los niños que ya no podrán llegar a su casa. Ojalá merezcamos compartir alguna ronda de risas en el jardín del cielo, con un estruendo de fusilería.